Color de Trópico, un álbum recopilatorio que explora un momento especial en la historia de la música venezolana

Color de Trópico es un trabajo cuidadosamente recopilado, que busca retratar musicalmente una era de oro de la música venezolana, cuando la democracia del país tenía sólo unos pocos años y el profundo impacto de la industria petrolera en la sociedad acababa de comenzar. Los artistas El Palmas y El Dragón Criollo eligieron ocho joyas imposibles de encontrar, originalmente grabadas entre 1966 y 1978, y reeditadas por primera vez en vinilo.

A mediados de los años sesenta los músicos venezolanos asimilaron una amplia gama de influencias y estilos globales, que fusionaron con texturas locales, generando una serie de originales propuestas, donde la tradición y lo nuevo se encontraban.

Se trató del surgimiento de una nueva identidad, una más moderna, para la música venezolana, donde muchos artistas miraban hacia el futuro sin renunciar a las cadencias locales. Así fue como géneros como el jazz, el rock, la salsa, el funk, la psicodelia, el disco y el progresivo se encontraron con la guajira, la cumbia, el chachachá y el joropo. Muchos pioneros surgieron en esa época, pero varios de ellos nunca recibieron el reconocimiento que se merecían.

«Es la época dorada de la música en Venezuela, además la economía del país estaba en pleno apogeo y estaban pasando muchas cosas a nivel musical y cultural, así que nos pareció muy interesante desempolvar esos días», explica Maurice Aymard, también conocido como El Palmas, nombre homónimo de la disquera que fundó, la cual publica esta recopilación. «La idea de hacer este disco nace por la necesidad de compartir todas estas joyas reunidas en un solo vinilo», agrega el artista El Dragón Criollo, quien también participó en la selección.

La razón por la que decidieron llamar Color del trópico a este álbum es porque ven la música, y sus géneros, como los colores, teniendo una paleta bastante amplia en lo que a ritmos y tiempos se refiere.

Al momento de escoger las canciones, tomaron en cuenta «su calidad y su diversidad, porque venían de un mismo lugar» dice Dragon Criollo. «Nos pareció super interesante y vanguardista que existiese tanta calidad musical y con distintos géneros musicales», complementa Aymard.

Entre clásicos y rarezas

El despertar es la canción que abre el álbum, si bien se trata de una pieza de despedida, ya que fue la última lanzada por la agrupación venezolana Los Darts, que se disolvió en 1974. Si bien, para la década de los sesenta la banda era el rostro del pop nacional, para el momento que lanzaron El despertar su sonido y lírica había madurado, generando esta suerte de chachachá fusionado con un piano muy bossa nova, con pinceladas de blues que no renuncian al contexto caribeño de la banda, cuya guitarra eléctrica tiene una presencia fundamental.

Guajira con Arpa del pionero Hugo Blanco, que tiene en su repertorio la creación de innumerables ritmos, así como una temprana adopción de géneros como el ska, es una fusión que llega frontalmente y sin complejo. Se acerca a las formas indígenas desde una multitud de ángulos, pero en medio de su enfoque caribeño crea una melodía tan cercana al joropo que la pieza parece dar una vuelta radical.

Con Zambo aparece la fiesta y la marcha. Alex Rodríguez, uno de los guitarristas de jazz más importantes de Venezuela y su Retreta Mayor dan un giro a la fusión al atreverse a aventurarse en el jazz latino, el funk y la salsa.

Para Aymard «Hugo Blanco es prácticamente patrimonio de Venezuela, en mi caso era un artista indispensable para esta curaduría. La Retreta Mayor es para mí el Holy Grail del latin jazz venezolano, y Los Darts marcaron una época con el surf rock pop. Haya o no desempeñado un papel importante estos artistas, la calidad musical era digna para estar en este proyecto». «Fueron grupos que innovaron y fusionaron para crear sonidos nuevos en una época donde si no era tropical era música en inglés. Ellos se alimentaron de esos nuevos sonidos y los latinizaron», asegura El Dragón Criollo.

Gaita universal de El Combo Los Capri, brinda un momento de consuelo, recordando la hermandad cultural, rítmica y hasta espiritual de Venezuela, no sólo con el Caribe, sino con el continente, América del Sur y la vecina Colombia. Esta cumbia es especial, ya que entrelaza frases al estilo de una fiesta popular que quiere proponer la sobrevivencia de la cultura. El ritmo es el punto de unión entre todos los seres humanos y, como su nombre lo indica, su propuesta va más allá de lo particular.

Una de las curiosidades de este disco, que funge como pieza de cierre, es Socorro, auxilio de Germán Fernando. Los autores de la recopilación cuentan que, según el periodista musical Alfredo Churión, «quienes lo vieron dieron fe de haber presenciado algo indescriptible». Se trata de un músico misterioso que dudaba hasta de su cordura, y del que hoy prácticamente no se sabe nada. Era alguien que se atrevía a mostrar un descaro completamente ajeno, firmando de forma ininteligible, moviéndose frenéticamente y tirándose al suelo ante la mirada atónita de su público. Es un tema cercano a las bandas sonoras creadas por orquestas de jazz para James Bond y Batman, acompañadas en este caso de un showman que se presenta como un Screamin’ Jay Hawkins criollo.

«La historia de German Fernando es un gran misterio, no se sabe siquiera dónde está, así que él le da ese toque místico al compilatorio. Así que mejor dejarlo así», confiesa El Palmas. «Es parte del trabajo de hacer una buena curaduría, escarbar hasta donde uno ni se imagina encontrar algo», sostiene El Dragón Criollo.

Aymard confiesa que reunir todo este material, y lograr los derechos de publicación «fue un proceso bastante largo y complicado, no fue nada fácil ubicar a las discográficas ya que muchas de ellas no están en activo al 100%, pero después de muchos emails y llamadas por teléfonos y más de 6 meses negociando pudimos terminar el trabajo. Incluso hubo un momento que casi tiramos la toalla y conseguir los masters y reconstruirlos también fue una tarea bastante difícil».

Sobre el futuro de la disquera El Palmas Music, tiene planeado seguir realizando lanzamientos enfocados en la música tropical, en todas sus facetas posibles. Aseguran tener otro álbum listo, del cual no pueden revelar más información, aunque afirman tajantemente que «será igual de bueno que este».

Populares

Shamishen

El shamisen, las cuerdas de Japón

marzo 7, 2023
Con más de cinco siglos de historia, el shamisen, también llamado samisen, es uno de los instrumentos musicales más importantes de la

Una historia del boogaloo

mayo 30, 2022
El boogaloo es un género de la música latina que consiste en la fusión del soul y R&B norteamericano con ritmos caribeños

Los misterios de la música maya

noviembre 24, 2021
La música de la civilización maya es descrita a través de sus registros antiguos, así como mediante los relatos escritos españoles del
Historia anterior

Una visión femenina de la música celta

Siguiente historia

Daniel Grau: «Las definiciones en la música son odiosas»

Último de

Ir a