El regreso de Big Youth, de la mano de Brain Damage, Stephen Stewart y Samuel Clayton Jr.

El legendario cantante jamaiquino Big Youth regresa con el álbum Beyond the Blue, producido por Brain Damage, Stephen Stewart y Samuel Clayton Jr., este último fallecido durante la grabación del disco. El célebre vocalista hace gala del estilo toasting que lo caracteriza, el cual consiste en hablar o cantar, normalmente con una melodía declamatoria, sobre una pista de reggae.

Big Youth se une al productor francés Brain Damage, junto a los jamaiquinos Stephen Stewart y el tristemente fallecido Samuel Clayton Jr., en Beyond the Blue, un álbum compuesto casi exclusivamente por temas nuevos. Se trata de la primera producción discográfica del icónico cantante en muchos años.

A pesar de haber tenido que lidiar con la muerte del productor pionero del reggae y viejo amigo y colaborador Samuel Clayton Jr., que falleció mientras se grababa el álbum, el productor francés Martin Nathan, mejor conocido como Brain Damage, ha llevado el disco a buen término. En homenaje a Clayton, ha incluido varios fragmentos de él charlando en el estudio, asegurándose de que también fuera un testimonio de su vida.

«Samuel Clayton Jr. y yo teníamos la idea desde hace tiempo de contactar a Big Youth para hacer un disco. Sam fue mi amigo por más de dos décadas e hicimos muchas cosas juntos: proyectos musicales, conciertos, etc. Hace seis años viajamos a su Jamaica natal a grabar un álbum con algunas de las figuras más grandes de la música de ese país, gente que actualmente se encuentra en la tercera edad como Horace Andy, Ras Michael y Winston Mc Anuff. En esa ocasión quisimos incluir a Big Youth, pero se encontraba de gira, y al momento que regresó a la isla ya nos habíamos ido. Por eso quedamos pendientes. Cinco años después procuramos retomar la idea de trabajar con él. Eso fue el génesis de Beyond the Blue. Así que viajamos a la isla y comenzó el proceso», relata Brain Damage.

La creación de Beyond the Blue fue una historia complicada y trágica. Ocurrió poco antes de la cuarentena mundial decretada durante la pandemia de Covid-19. Brain Damage explica: «El proceso de grabación comenzó hace un año, en marzo de 2020. Cuando la pandemia apenas comenzaba en el mundo occidental. Muy poco se sabía en ese momento sobre el virus. Había llegado a Italia, pero nadie se imaginaba lo que vendría después. Samuel y yo, que vivíamos en Francia, nos fuimos a Jamaica, no sin antes revisar la web del Ministerio de Salud de ese país. Durante el vuelo cerraron las fronteras entre ambos países. Llegamos a la isla, allí conocimos a Big Youth y organizamos la grabación de las letras. Yo, durante los cuatro meses anteriores, me había dedicado a producir la música sobre la cual cantaría Big Youth. Días después, recibí una llamada desde casa donde me informaron que mi hijo estaba enfermo. Tuve que volver inmediatamente. La cuarentena apenas empezaba en Jamaica, ya Estados Unidos había cerrado las entradas al país. Yo le pregunté a Sam si quería volver conmigo y me dijo que no, que él grabaría las tomas con Big Youth. En ese momento no sabíamos que ambos teníamos el virus. Fue cuando volví a Francia que comencé a sentirme mal. Por lo tanto, me quedé en mi estudio y no volví a mi hogar. Lo hice por mera prevención, ya que pensé que podía ser un resfriado por los cambios de temperatura en Jamaica. Cuando me dio fiebre temí lo peor. Llamé al equipo y les pregunté si estaban bien. Me dijeron que sí, y procedieron a grabar con Big Youth. Fueron dos o tres días haciendo las tomas. Yo seguí todo a través de videollamadas de WhatsApp. Repentinamente pararon las noticias desde la isla. Cuando volví a hablar con Sam me dijo que estaba enfermo, y que Stephen también. Luego no más noticias. Días después me enteré de que Sam estaba en internado. Al principio no sabía en donde, entonces llamé a todos los hospitales de Kingston, incluso al Ministerio de Salud. Lo encontré y ya todos conocen el fin de la historia. Fue algo muy triste».

Nathan y Stewart tuvieron la férrea determinación de terminar el disco, con miras a seguir el deseo expreso de Clayton, quien días antes de fallecer les había pedido que no abandonaran el proyecto. «Hace más de veinte años Samuel Clayton Jr. llegó a Saint-Étienne, Francia, donde resido. Desde entonces nos hicimos muy amigos. Cuando alguien como Samuel Clayton Jr. llega a tu pueblo es cuestión de tiempo para que lo sepas. Estamos hablando del hijo de Samuel Clayton, conocido como Brother Samuel, del grupo Mystic Revelation of Rastafari. En Jamaica esto es algo muy importante, allí su padre era una figura pública porque es una de las raíces de la cultura rastafari y de la música jamaiquina. Cuando el emperador Haile Selassie visitó la isla, ocho personas lo recibieron, entre ellos estaba el padre de Sam. Así de importante era (…) Sam Clayton Jr. trabajó por todo el mundo como técnico de sonido de Steel Pulse, Toot and The Maytals, Burning Spear y otros artistas que no eran de reggae, sino de otros géneros como blues. Además, generaba lazos entre artistas extranjeros que querían viajar a Jamaica, especialmente desde Europa. Esas conexiones no siempre son fáciles, porque son dos culturas muy diferente. Él fue ingeniero de sonido de mi proyecto Brain Damage, así que viajamos juntos muchas veces. También me presentó muchos cantantes jamaicanos con los que trabajé después», informa el productor francés.

Por otro lado, el gran protagonista del álbum, Big Youth, adquirió fama internacional gracias a su participación en la película Rockers, en 1978. Esto llegaba tras una prolífica década de lanzamientos, entre los que se encuentra el exitoso y clásico álbum de 1973 Screaming Target, en el que realmente brilló como pionero del estilo toasting, junto a artistas como U Roy y Dennis Alcapone, que siguieron un camino similar, con letras de conciencia social y algunas declamaciones adecuadas para el baile.

A finales de los años setenta, artistas británicos como Johnny Rotten y Don Letts visitaron Jamaica en un momento de gran agitación social. Esto dio lugar a la famosa sesión de fotos de Rotten con Big Youth, quien además influyó en artistas como Bob Marley. En la década de 1980, la influencia de Big Youth empezó a decaer, ya que su estilo de cantar dejó de ser solicitado. Además, tras la muerte de Marley, sellos como Virgin, con el que Big Youth había firmado a través de la disquera Frontline, estaban menos interesados en el reggae, por lo que Big Youth sólo publicó Isaiah First Prophet of Old en 1977 y dejó de publicar más álbumes.

Sobre la promoción del disco, Brain Damage confirma que desde que llegó la pandemia todo «colapsó. La idea original era traer a Big Youth a Europa para hacer una gira. Por ahora, eso no podrá ser. Pero intentaremos que venga más adelante. Esperaremos un par de meses, a ver qué ocurre y ver los prospectos para una gira. Actualmente estoy haciendo un tour en solitario en Francia. Dos meses atrás, decidí hacer una fórmula en la que toco frente a sólo diez personas varias veces al día, usualmente tres. Son sesiones privadas, alrededor de todo el país. Todo está reabriendo poco a poco. Así que vamos probando. Es un espectáculo que hago con una consola de mezcla, muy al estilo dub. No toco el álbum en sí, sino juego con el álbum, con sus pistas, con efectos, todo en directo».

Populares

Shamishen

El shamisen, las cuerdas de Japón

marzo 7, 2023
Con más de cinco siglos de historia, el shamisen, también llamado samisen, es uno de los instrumentos musicales más importantes de la

La música de los vikingos

noviembre 22, 2021
Hablar sobre la música de los vikingos no es tarea fácil, ya que no existió un sistema de notación musical durante sus

Una historia del boogaloo

mayo 30, 2022
El boogaloo es un género de la música latina que consiste en la fusión del soul y R&B norteamericano con ritmos caribeños
Historia anterior

Al McKay de Earth, Wind and Fire: «Se sigue sintiendo bien estar en tarima»

Siguiente historia

Una visión femenina de la música celta

Último de

Ir a