diciembre 5, 2022

Recordando el zamrock, un popular y vibrante género africano

El zamrock es un género musical que surgió en la década de los setenta en Zambia. Consiste en una combinación de música tradicional africana, con rock psicodélico y funk.

Hay quienes lo describen como una mezcla entre Jimi Hendrix y James Brown, aunque, según la banda de zamrock que se escuche, también habrá influencias de grupos tan variados como Black Sabbath, Led Zeppelin, Blue Cheer, los Rolling Stones, The Velvet Underground, The Rolling Stones, Deep Purple y Cream.

Los orígenes del zamrock se remontan a la década de los cincuenta, en la Provincia de Copperbelt, al norte de Zambia, con la aparición de cantantes como Stephen Tsotsi Kasumali, William Mapulanga y John Lushi. El área es célebre por sus minas de cobre, así como por sus zonas granjeras al sur. Su economía tenía gran relevancia para la Rodesia del Norte, durante el período colonial británico, pero fue severamente dañada por el crac global de los precios del cobre en 1973.

El zamrock tuvo su época de oro durante la turbulenta primera década tras la independencia de Zambia, con altos y bajos, que iban de la mano con el éxito y los fracasos económicos del país.

Poco después de la independencia, ocurrida en 1964, Kaunda, primer presidente de Zambia, decretó que el 95% de la música reproducida en las emisoras de radio debía ser de origen nacional, con miras a crear una nueva identidad cultural para el país.

La rapidez con la que se urbanizaron las áreas que rodeaban las minas de cobre dio paso a la aparición de nuevos estilos artísticos, donde la música no fue la excepción. El crecimiento económico que vivió el país trajo consigo sonidos extranjeros, discos, grabaciones, pero también instrumentos modernos, como la guitarra eléctrica, el sintetizador y los teclados. También fueron las relaciones que quedaron con la metrópoli, posterior al fin de la era colonial, las que incentivaron este intercambio cultural, donde los extranjeros residentes y visitantes hicieron sus respectivos aportes.

Pioneros

Rikki Ililonga y su banda Musi-O-Tunya son generalmente acreditados como los creadores del zamrock. Otros artistas notables incluyen a Emanuel «Jagari» Chanda, y su banda WITCH, The Peace, Amanaz, Chrissy «Zebby» Tembo, y Paul Ngozi y la Ngozi Family.

Ililonga, en una entrevista para el canal CCTV-News, explica que «en un principio las bandas tocaban para los mineros en las tabernas, pero eventualmente los hoteles comenzaron a emplear a los artistas para sus bares y salones. En lo personal yo tenía un trabajo regular por aquellos días, pero cuando lo comparaba con lo que ganaba tocando un fin de semana, comencé a preguntarme si valía la pena seguir haciendo aquello que no me gustaba».

Tras una reflexión similar, Emanuel «Jagari» Chanda también decidió tomarse la música más en serio, junto a su banda WITCH, la cual publicó el primer disco comercial de zamrock, llamado Introduction, cuyo sonido, tan psicodélico como crudo, pavimentó lo que vendría a continuación en esa escena. Introduction fue impreso en Nairobi, Kenia, ya que en Zambia no existía un lugar donde hacerlo. El tiraje fue de doscientos discos.

Por su parte, Ililonga, junto a su grupo Musi-O-Tunya, comenzó a lanzar vinilos de siete pulgadas, a través de una disquera keniana. Tras entrar en contacto con el trabajo de la banda londinense Osibisa, formada por cuatro africanos y tres caribeños, que fusionaba ritmos e idiomas de todas las nacionalidades que hacían vida en la orquesta, Ililonga decidió experimentar con las texturas de su tierra. Por eso en su primer larga duración, Wings of Africa, son tan notables las influencias locales.

El intérprete Paul Ngozi, perteneciente al grupo Ngozi Family, fue uno de los que experimentó con la guitarra eléctrica y los ritmos tradicionales zambianos, y hay quienes le dan el mérito de haber creado la kalindula, un estilo de música popular en el África centro meridional. Surgió a finales del siglo XX, y también fue muy popular en países como Malawi y Zimbabue. Combina características de la música pop del siglo XX, con guitarras eléctricas estridentes, y con el uso de un tipo de bajo eléctrico local, que posee el mismo nombre del género.

Otros actos célebres de aquella época fueron Keith Mlevhu, quien compuso el himno Ubuntungwa, y Amanaz, un grupo de mineros y guerrilleros independentistas, que tenían un sonido tan sicodélico como contestatario.

Con la necesidad de llenar el 95% de la programación de las emisoras radiales con música local, tras la iniciativa de Kaunda, las bandas comenzaron a multiplicarse rápidamente. Poco a poco se gestó la identidad de lo que sería el zamrock, cuyo nombre fue acuñado por un DJ local en la década de los setenta.

Muchos de estos grupos tuvieron la oportunidad de realizar giras en los países adyacentes a Zambia. Además, mientras hubo bonanza económica por la explotación del cobre, los discos se vendían como pan caliente, a precios bastante módicos. Algunos de los espectáculos, tanto dentro como fuera de Zambia, llenaban estadios, con asistencias de miles de personas.

Decadencia y resurrección

Cuando el precio del cobre comenzó a caer, la economía de Zambia se derrumbó. Además, la nación se encontraba rodeada de la agitación política de los estados vecinos. Cuando el gobierno ofreció refugio a grupos rebeldes extranjeros, las centrales eléctricas de Zambia fueron bombardeadas. Ciudades otrora prósperas estaban a merced de los apagones y los toques de queda. Los músicos se vieron reducidos a tocar en escenarios inestables durante las horas del día, mientras que el precio de sus entradas aumentó.

El movimiento musical no sólo se vio afectado por la caída de los precios del cobre, los enfrentamientos armados, y la inestabilidad política, sino que, años más tarde, el país fue devastado por una epidemia de Sida, cuyo punto más trágico llegó a finales de los años ochenta, y durante la década de los noventa.

La escena zamrock se vio intensamente afectada por esta enfermedad, que se llevó a algunas de las principales figuras del movimiento. Ililonga y Chanda sobrevivieron, el primero abandonó el país y se residenció en Dinamarca en la década de los ochenta, y el segundo abandonó el turbulento estilo de vida rockero, se dedicó a la enseñanza de música, y formó una familia.

Muchos de los discos de la era zamrock también desaparecieron en las neblinas del tiempo.

Sin embargo, en los últimos años grandes audiencias están descubriendo cuánta música pionera surgió de Kenya, Ghana, Nigeria y otros países poscoloniales, gracias a sellos europeos como Strut, Soundway, Analog Africa y Bongo Joe.

El resurgimiento del interés en todo el mundo sobre el zamrock, ha llevado a reediciones en América del Norte y la producción de un documental, ha permitido a algunos artistas de la época, incluyendo a Jagari, hacer giras, actuar y grabar nuevo material.

La compañía Vinyl Me Please ha colaborado con Now-Again Records para lanzar 8 álbumes de Zamrock, siete de los cuales nunca han sido reeditados en su formato original. Además, realizaron el documental VMP Anthology: The Story of Zamrock Mini-Documentary.

También el canal de YouTube Bandsplaining lanzó el documental Zambia’s 70s Psych Rock Scene Produced The Catchiest Rock Anthems, que ilustra esta era de oro de la música de Zambia.

Populares

Shamishen

El shamisen, las cuerdas de Japón

marzo 7, 2023
Con más de cinco siglos de historia, el shamisen, también llamado samisen, es uno de los instrumentos musicales más importantes de la

La música de los vikingos

noviembre 22, 2021
Hablar sobre la música de los vikingos no es tarea fácil, ya que no existió un sistema de notación musical durante sus

Los misterios de la música maya

noviembre 24, 2021
La música de la civilización maya es descrita a través de sus registros antiguos, así como mediante los relatos escritos españoles del
Historia anterior

¿Jo Jones lanzó un platillo a Charlie Parker durante una jam session?

Siguiente historia

La mbira, el sonido metálico del sureste africano

Último de

Ir a