octubre 11, 2019

Afrosideral: «Soy cubano, afrodescendiente, y soy fiel a nuestra herencia espiritual»

El artista cubano, residenciado en España, Afrosideral, también conocido como Kumar Sublevao Beat, presenta El Olimpo de los Orishas, un disco que mezcla electrónica con texturas folclóricas de la isla, enfocándose especialmente en ritmos y cantos yoruba.

El MC y productor cubano Afrosideral tiene más de veinte años de carrera musical, dando sus primeros pasos en el mundo del rap. Años más tarde comenzaría a explorar el imaginario rítmico afrocubano, iniciando un viaje que desembocaría en su última producción discográfica, titulada El Olimpo de los Orishas, lanzada semanas atrás.

Afrosideral empezó su carrera musical en la escena hip hop de Cuba, específicamente de La Habana. «Soy de la segunda generación de raperos que hubo en Cuba. Te hablo de los años 98, 99. Desde entonces pasé por varias formaciones de hip hop, logrando una presencia notable en la escena de mi país», relata.

Pero a partir del año 2003 expande sus horizontes hacia la fusión de este género norteamericano con la música afrocubana. Entre sus influencias se encontraban artistas como Tupac, Biggie, Wu Tan Clan, Mos Def, Common Sense, Talib Kwali y The Roots, pero también estrellas folclóricas de la isla como Lázaro Ros y Merceditas Valdés, así como grupos experimentales como Irakere, donde participó Chucho Valdés, y Síntesis. Desde entonces su recorrido musical ha estado marcado por una mezcla, donde la herencia folclórica africana tiene un papel preponderante.

En 2008 llega a España, y poco después publica su disco Película de Barrio. «En aquel momento tenía mucha cercanía con una banda llamada Ojos de Brujo. Ellos fueron a La Habana y allí conectamos bastante. Ellos fueron los productores de ese álbum, que empecé a grabar en Cuba. Cuando vine para acá en 2008 lo hice con la intención de publicarlo. Ese disco sale a través de Universal Music, y así empieza mi carrera en España», dice el autor.

Por aquellos días se hacía llamar Kumar Sublevao Beat. «Cuando empecé con el rap a los 16 años mi nombre artístico era El Menor. Años después, cuando comienzo a producir y hago carrera como solista, hice un tema llamado Sublevado. Ahí me convierto en Kumar Sublevado Beat. Entonces llego a Europa. Hay algo que pasa con los artistas emigrados, que es que empiezan a buscar dentro de sus raíces de una manera más entusiasta cuando están en un país diferente al suyo», comenta.

La razón por la que más adelante se decanta por el nombre Afrosideral la explica de la siguiente manera: «Luego empiezo a meterme con todo lo que es afro, pero fusionándolo con electrónica, retratando una visión que parte de la música afrocubana, como la yoruba por ejemplo. Aunque para muchos no es electrónica propiamente. Entonces ahí digo que es algo Afrosideral. Lo de afro está claro por qué es, mientras que lo sideral llega porque tiene esa parte del espacio, de la electrónica, de los ambientes que te llevan más hacia a texturas. Ya no sólo son los ritmos y letras, sino hay algo más subliminal».

El Olimpo de los Orishas

Su último disco es la obra que hace mayor tributo a toda la cultura afrocubana de la que tanto ha bebido Afrosideral, y la que cita tantas veces. «Trae toda la herencia de mis abuelos, y cómo la veo a estas alturas. Hay varios productores reconocidos internacionalmente que están explorando aquello. Yo soy cubano, afrodescendiente, y soy fiel a nuestra herencia espiritual. Hay gente que samplea, pero el desafío en este disco es que yo mismo soy el que hace las voces. Es un reto porque canto en lenguas afrocubanas antiguas, abordo cantos que muchas personas relacionan con algo específico», afirma el músico.

Rítmicamente El Olimpo de los Orishas trae downtempo, dub, hip hop, house y jungle, siempre en un contexto de ritmos afrocubanos. «En el discurso del disco hay tres conceptos bastante claros: el primero y el último son temas muy tranquilos, mi lectura de lo que sería el downtempo y el chill out desde la música afrocubana, después están los temas que están entre los 90 y 110 bpm, que son como dub, hip hop, y un poco de downtempo también, incluyendo uno con clara influencia brasileña, porque en Salvador de Bahía, como en Cuba, es muy fuerte la creencia en los Orishas. Ellos son muy devotos de Yemayá, a quien llaman Yemanyá. A mí me encanta la percusión afrobrasilera. Planteo un punto de encuentro entre la cultura afrocubana y afrobrasilera en un contexto electrónico y de world music. Otros temas van dirigidos al house, deep house y afro house, son más electrónicos, y por ahí se mueven, a través del dance y el jungle. No soy un productor de house, ni de electrónica, ni de chill out, pero uso esos lenguajes para encontrar uno propio», asegura.

En el disco participaron artistas como Nickodemus, y músicos como Ariel Brínguez, Martín Melendez, Alan Sousa, Jurandir Santana, Dreiser Durruthy, Sexto Sentido, Doctor Matanza y Arema Arega.

En las próximas semanas Afrosideral estará presentando El Olimpo de los Orishas en Lanzarote, Huesca, París y Berlín. Si bien se encuentra centrado en este último trabajo, para darle la mayor visibilidad posible, el artista sigue trabajando y produciendo. «Tengo otro disco bajo la manga que tiene mucha influencia electrónica, no sé si lo publicaré como Kumar Sublevado Beat o Afrosideral, también he estado hablando para hacer algunos remixes de los temas de El Olimpo de los Orishas. Pero aún no sé. La idea es sacarle el mayor provecho posible. Hoy en día todo es muy efímero, todo pasa muy rápido, por eso queremos sacar lo más posible de este trabajo», finaliza.

Populares

Shamishen

El shamisen, las cuerdas de Japón

marzo 7, 2023
Con más de cinco siglos de historia, el shamisen, también llamado samisen, es uno de los instrumentos musicales más importantes de la

Una historia del boogaloo

mayo 30, 2022
El boogaloo es un género de la música latina que consiste en la fusión del soul y R&B norteamericano con ritmos caribeños

Los misterios de la música maya

noviembre 24, 2021
La música de la civilización maya es descrita a través de sus registros antiguos, así como mediante los relatos escritos españoles del
Historia anterior

Entrevista a Baloji

Siguiente historia

Eduardo Paniagua: «Hay una gran riqueza por descubrir en nuestro patrimonio medieval»

Último de

Ir a