septiembre 15, 2022

Recordando a King Sunny Adé, el rey del jùjú

El músico popular nigeriano King Sunny Adé estuvo a la vanguardia de la internacionalización de la música jùjú, la cual fusionaba la percusión y el canto tradicional yoruba con géneros occidentales como el rock, el funk y el soul. Parcialmente retirado en la actualidad, es considerado uno de los artistas africanos más influyentes del siglo XX.

Cantante, compositor y multinstrumentista, King Sunny Adé fue uno de los primeros músicos populares africanos en alcanzar el éxito internacional, influyendo enormemente el panorama musical del continente.

King Sunny Adé, cuyo nombre real Sunday Adeniyi, posee estatus de nobleza no sólo por haber nacido en la aristocracia yoruba del suroeste de Nigeria, sino también por haber sido aclamado popularmente como el Rey del Jùjú desde finales de la década de los setenta.

Sunny Adé nació en la ciudad nigeriana de Osogbo en el seno de una familia real con raíces en las regiones de Ondo y Akure, lo que le convierte en un Oba, o dirigente local, del pueblo yoruba. Su padre era organista de iglesia, mientras que su madre, Maria Adegeye, era comerciante. Como miembro de la dinastía Adesida, entre los parientes de su madre se encontraba su abuelo, Oba Adesida I, que gobernó Akure durante 60 años, y más tarde su sobrino y primo de Adé, Oba Adebiyi Adegboye Adesida Afunbiowo II, futuro rey de la misma región.

En sus primeros años como artista Adé se enfocó en el highlife, ritmo nacido en la actual Ghana en el siglo XIX, el cual utiliza las estructuras melódicas y rítmicas de la música tradicional del pueblo akan de la costa oeste africana, pero se interpreta con instrumentos occidentales.

El highlife posee una importante presencia de instrumentos de viento que evocan texturas de jazz, pero también cuenta con múltiples guitarras que conducen la banda. No obstante, a mediados de la década de los sesenta, Adé abandonó el highlife incursionando en el jùjú, un género musical afín que surgió en Nigeria a principios del siglo XX como expresión de la clase trabajadora urbana yoruba.

Adé formó su propia banda de jùjú, los Green Spots, que más tarde rebautizó con el nombre de African Beats, formando parte de un movimiento que se estaba produciendo desde principios de la década de los cincuenta, que contenía un creciente sentimiento de nacionalismo.

Antes de que Ade formara los African Beats, uno de sus predecesores más notables, I.K. Dairo, ya había modificado el jùjú mediante la incorporación de tambores parlantes yorubas, los cuales reproducen los tonos de la lengua yoruba, y a través del uso de la estructura vocal de llamada y respuesta que es típica de la música tradicional de muchos pueblos del África subsahariana, incluidos los yorubas.

Sobre aquella base musical creada por Dairo, Adé creó un tapiz de voces y guitarra impregnadas de los colores rítmicos y melódicos del rock and roll. Los primeros álbumes de Adé con los African Beats, especialmente Sound Vibration, de 1977, y The Royal Sound, de 1979, tuvieron un enorme éxito y, cuando la prensa declaró a Ade el Rey del Jùjú en 1977, el título se convirtió en parte integral de su personalidad profesional.

A principios de la década de 1980, Adé firmó un contraro con Island Records, y la publicación de Jùjú Music en 1982 le impulsó a él, a su banda y al género musical nigeriano en general a la fama internacional.

El siguiente álbum de Adé con Island, llamado Synchro System, publicado en 1983, fue aderezado con sintetizadores. El disco tuvo una respuesta aún más positiva y provocó un aumento de las contrataciones internacionales. Synchro System le valió además su primera nominación a los premios Grammy en la categoría de grabación folclórica étnica/tradicional, convirtiéndose así en el primer nigeriano nominado a los premios Grammy de la historia.

Las breves grabaciones de Sunny Adé con Island Records abrieron las puertas a otros artistas de músicas del mundo como el senegalés Youssou N’Dour, el maliense Salif Keita y muchos otros.

A mediados de la década de 1980, Adé había dado a conocer el jùjú nigeriano a gran parte del mundo no africano. Tras su separación de Island en 1985, Adé centró su actividad musical en casa, momento en el que también empezó a cambiar los temas de sus letras, pasando de los males de la sociedad nigeriana a asuntos más íntimos de lucha personal. Aunque mantuvo una apretada agenda de grabaciones y actuaciones en Nigeria, continuó haciendo apariciones intermitentes en el extranjero en el circuito de conciertos y festivales de músicas del mundo, en rápida expansión, donde tanto él como la música jùjú siguieron gozando de muchos seguidores.

En 1987, Sunny Adé volvió a la palestra internacional cuando el sello Rykodisc publicó una grabación de un concierto en directo que hizo en Seattle.

Pronto contrató a un mánager estadounidense, Andrew Frankel, que negoció otro contrato discográfico de tres álbumes con el sello discográfico Mesa. Uno de estos álbumes fue Odu, de 1988, el cual consistió en una colección de canciones tradicionales yoruba, por la que fue nominado al segundo premio Grammy, convirtiéndose así en el primer africano en ser nominado dos veces a ese reconocimiento.

La contribución musical de King Sunny Adé ha seguido inspirando a una amplia gama de artistas nigerianos, que se basan en la configuración musical de big band creada por Adé y el difunto Fela Kuti.

En 2009 Adé, ahora conocido como The Chairman en su país de origen, organizó otra gira por Estados Unidos y Canadá. Durante este tour fue nombrado profesor visitante de música en la Universidad Obafemi Awolowo de Ile-Ife. En julio de ese mismo año, fue incluido en el Salón de la Fama del Afropop, en el Festival Africano de Brooklyn.

En diciembre de 2016 fue incluido en el salón de la fama del Hard Rock Cafe.

Dedicado por años a actividades filantrópicas y burocráticas en su Nigeria natal, en julio de 2017 King Sunny Adé anunció que volvería a los escenarios en Londres junto al artista Ebenezer Obey en un concierto llamado A Night 2 Remember with the Legends.

A día de hoy, retirado parcialmente de la música, King Sunny Adé es presidente de la Sociedad de Derechos de Autores Musicales de Nigeria.

Populares

Shamishen

El shamisen, las cuerdas de Japón

marzo 7, 2023
Con más de cinco siglos de historia, el shamisen, también llamado samisen, es uno de los instrumentos musicales más importantes de la

La música de los vikingos

noviembre 22, 2021
Hablar sobre la música de los vikingos no es tarea fácil, ya que no existió un sistema de notación musical durante sus

Los misterios de la música maya

noviembre 24, 2021
La música de la civilización maya es descrita a través de sus registros antiguos, así como mediante los relatos escritos españoles del
Historia anterior

Kechak, la mitología hinduista balinesa hecha canción y baile

Siguiente historia

El viaje del benga desde el este de África hasta Zimbabue y los picós de Colombia

Último de

Ir a

Don't Miss