diciembre 1, 2021

La gran desgracia del rock camboyano

Durante los años sesenta y principios de los setenta, Camboya contó con una importante y floreciente escena musical. En la capital Nom Pen, artistas locales combinaban elementos de su música tradicional con géneros occidentales como el rock, teniendo una predilección especial por las texturas surf, psicodélicas y de garaje. Todo aquello acabó abruptamente con la llegada de los Jemeres Rojos en 1975, quienes llevaron a cabo una sangrienta campaña de exterminio contra estos intérpretes, de los cuales casi ninguno sobrevivió.

Un norteamericano, llamado Paul Wheeler, visita Camboya en 1994. Durante su estadía en la ciudad de Siem Riep, en el norte del país, entra en contacto con el rock camboyano de mediados de los sesenta y principio de los setenta. Se interesa por aquella música que desconoce, y compra seis casetes en un mercado callejero. Más adelante hace un mixtape con 13 de sus canciones predilectas.

Más adelante, un amigo que trabaja en la disquera neoyorquina Parallel World escucha la selección de Wheeler, y le propone publicar mil copias en vinilo. Todas se venden rápidamente, por lo que hacen un nuevo tiraje en disco compacto, pero esta vez con una selección de 22 canciones. Así nacía Cambodian Rocks, la placa que introduzco aquel fallecido rock camboyano al mundo.

Los artistas que aparecían en Cambodian Rocks permanecieron en el anonimato por varios años. Era difícil obtener datos sobre sus identidades, tras el genocidio llevado a cabo por los Jemeres Rojos.

El genocidio camboyano

Para un régimen como aquel, liderado por el tristemente célebre Pol Pot, las influencias externas eran intolerables. Su utópica idea era hacer de su nación un ejemplo de socialismo agrario a través de reformas radicales, que incluían la evacuación de ciudades, así como la destrucción de la civilización urbana y su cultura, considerada burguesa. Este experimento de ingeniería social buscaba un retorno a los orígenes de la civilización camboyana, y la recuperación de la antigua cultura jemer.

Por esta razón, los Jemeres Rojos veían una amenaza en intelectuales y artistas. De estos últimos, temían su autoridad cultural en la sociedad, sus influencias externas, así como su incompatibilidad con la sociedad agraria.

Más de dos millones de personas fueron asesinadas, un cuarto de la población de Camboya. Es probable que todos los artistas de Cambodian Rocks sean parte de esa estadística. Buena parte de su obra también fue destruida, y son pocos los datos que se conservan sobre su vida y muerte.   

Cambodian Rocks fue criticado por no haber brindado mayor información sobre los artistas que lo conformaban. Por ello, con la llegada de Internet se ha hecho una investigación más exhaustiva y todas las canciones y artistas han sido identificados.

Se supo entonces que muchos de ellos habían tenido cierta fama antes de la llegada de los Jemeres Rojos, mientras que otros fueron reconocidos póstumamente.

La influencia que tuvo el rock occidental y la música estadounidense en general en estos artistas se debe en gran parte a la presencia de ese país en el sudeste asiático durante la guerra de Vietnam. Por eso, se perciben géneros como el rock psicodélico, de garaje y surf, típicos de esos años, pero fusionados con técnicas vocales camboyanas, instrumentos de la región y la música de la danza romvong, típica de la región.   

Algunas de las piezas suenan similares a éxitos de la época como Black Magic Woman de Santana o Gloria  de Them, así como de canciones de Booker T. & the M.G.’s y The Animals.

Los artistas

Yol Aularong es uno de los artistas camboyanos que conforman Cambodian Rocks. Su música reúne elementos de soul, funk y rock. Sus letras eran sarcásticas, humorísticas y abordaban vivencias del día a día. Era de los pocos músicos que componían letras con contenido social y de protesta.

Aularong provenía de una familia de músicos notables, las cantantes Sieng Vanthy y Sieng Di eran sus tías, y el violinista Has Salon su tío. Su padre trabajó como diplomático, por lo que pasó parte de su infancia en Francia.

La historia de Aularong termina con la llegada de los Jemeres Rojos a Nom Pen, donde fue visto por última vez en 1975, durante la evacuación de la capital. Se dice que la abandonó junto a su madre, aunque también se ha afirmado que fue asesinado en el acto. Al ser un músico conocido, con claras influencias occidentales, es probable que haya sido apresado y ejecutado inmediatamente. De cualquier manera ninguna de estas teorías ha sido confirmada.

Meas Samon es otro de los artistas que, con humor y sarcasmo, también abordó la canción social  y de protesta en Camboya. Samon colaboró con otros artistas de la época como Pan Ron, Sinn Sisamouth y So Savoeun, con la que hizo varios duetos. So Savoeun, quien no aparece en Cambodian Rocks, es una de las pocas artistas que sobrevivió el genocidio camboyano, ya que logró escapar a Tailandia tras la llegada de los Jemeres Rojos.

De Meas Samon se dice que fue visto por última vez en un campo de trabajo, donde trataba de alegrar a los prisioneros cantando. Tras ser sorprendido varias veces haciéndolo fue ejecutado.

Sinn Sisamouth fue uno de los músicos más prolíficos y conocidos que aparece en Cambodian Rocks. Considerado como el Rey de la Música Jemer, fue uno de los principales impulsores del floreciente pop camboyano, al cual trajo influencias de rythm and blues, soul, agogó, jazz y rock.  

Sisamouth estaba presente constantemente en la radio camboyana, y se convirtió en protegido de la reina Sisowath Kossamak, madre del rey Norodom Sihanouk.

Su voz profunda ha sido comparada con la de Nat King Cole. También se afirma que descubrió a quien sería consideraba la Reina de la Música Jemer: Ros Serey Sothea.

Con una discografía bastante amplia, Sisamouth fue uno de los que adaptó ciertos éxitos del rock norteamericano de finales de los sesenta al paisaje musical camboyano, aunque compuso más de mil canciones originales, así como bandas sonoras.

Son varias las historias que se cuentan sobre la desaparición de Sinn Sisamouth. Algunos dicen que fue ejecutado inmediatamente tras la toma de Nom Pen por los Jemeres Rojos, otros que fue evacuado al interior del país y allí fue asesinado.

Un relato popular dice que antes de ser ejecutado pidió cantar una canción, para apelar a las emociones de los soldados e intentar que le perdonaran la vida. Igualmente lo mataron. Sus restos nunca fueron encontrados y buena parte de su obra fue destruida por el régimen verdugo.

Ros Serey Sothea fue bautizada por el rey de Camboya Norodom Sihanouk como la Reina con la Voz de Oro. Cantaba una variedad de géneros y ritmos, desde baladas románticas y rock psicodélico, hasta bossa-nova y blues.

Casi toda la obra de Ros Serey Sothea fue destruida por los Jemeres Rojos, aunque fueron muchas las grabaciones que sobrevivieron el genocidio camboyano. Su final también ha sido un misterio. Hay quienes dicen que fue ejecutada inmediatamente. Otros aseguran que fue enviada a un campo de trabajo donde sobrevivió algún tiempo, ya que había crecido en el campo, en una familia de orígenes humildes, pero que fue ejecutada tras ser descubierta su identidad. También se ha comentado que fue obligada por Pol Pot a casarse con uno de los altos oficiales de los Jemeres Rojos, y que era forzada a cantar constantemente para los líderes del partido. No obstante, sería asesinada finalmente en 1977. Sus restos tampoco fueron nunca encontrados.

Pan Ron fue otra de las cantantes involucradas en Cambodian Rocks. Su tema Pka Kabass, de 1963, fue uno de los grandes hits pop de la época. Grabó con Sinn Sisamouth, convirtiéndose en una estrella local en 1966.

Pan Ron fue conocida también por su explosiva personalidad, por sus peinados y ropas occidentales, rechazando las costumbres tradicionales femeninas camboyanas, fungiendo como un nuevo y moderno modelo de género. Sus letras fueron consideradas escandalosas en su momento.

La paleta rítmica de Pan Ron incluía rock, twist, chachachá, agogó, mambo, jazz y folk. También desapareció tras la llegada de los Jemeres Rojos, y son varias las teorías sobre su muerte, la cual ha llegado a señalarse en 1978, lo cual, si es verdad, quiere decir que logró vivir varios años durante el genocidio camboyano.

El grupo Baksey Cham Krong se formó en 1959 por los hermanos Mol Kagnol y Mol Kamach, junto a Samley Hong. Los Mol procedían de una familia acomodada y estaban en contacto emisoras de radio occidentales, por lo que se vieron influidos por los cantantes Paul Anka y Pat Boone, así como por las guitarras de The Ventures y Chuck Berry.

La banda logró cierta popularidad en Camboya, pero debido a la desaprobación de sus padres y a la improbabilidad de convertir la música en una carrera viable, el grupo se disolvió en 1966. Mol Kamach fue a la universidad para estudiar finanzas, y Mol Kagnol estudió ingeniería. Kagnol se alistó en el ejército y estaba siendo entrenando en Estados Unidos cuando los Jemeres Rojos tomaron el poder, matando al menos a veinte de sus familiares durante el genocidio.

Todos estos artistas aparecen también en el documental Don’t Think I’ve Forgotten: Cambodia’s Lost Rock and Roll (No creas que me he olvidado: El rock and roll perdido de Camboya), realizado en 2015 por John Pirozzi, cuya inspiración llegó durante el rodaje de la película City of Ghosts (La ciudad de los fantasmas), llevada a cabo en ese país, donde obtuvo una copia de Cambodian Rocks, lo que lo motivó a adentrarse en la historia de estos artistas perdidos.

Actualmente el grupo californiano Dengue Fever, cuyo cantante es el emigrante camboyano Chhom Nimol, quien vivió en un campo de refugiados en Tailandia durante el genocidio, hace versiones de algunas de las canciones de Cambodian Rocks. El fundador de la banda, Ethan Holtzman, descubrió toda esa escena musical durante un viaje a Camboya y formó la banda inspirado en aquello.   

Populares

Shamishen

El shamisen, las cuerdas de Japón

marzo 7, 2023
Con más de cinco siglos de historia, el shamisen, también llamado samisen, es uno de los instrumentos musicales más importantes de la

La música de los vikingos

noviembre 22, 2021
Hablar sobre la música de los vikingos no es tarea fácil, ya que no existió un sistema de notación musical durante sus

Los misterios de la música maya

noviembre 24, 2021
La música de la civilización maya es descrita a través de sus registros antiguos, así como mediante los relatos escritos españoles del
Historia anterior

El día que Fela Kuti declaró la guerra al gobierno de Nigeria

Siguiente historia

Flamenco, religión y tolerancia

Último de

Ir a